S&P sube la calificación de España por su mayor crecimiento en Europa

Total
0
Shares

Aventura que tras las elecciones del 10 de noviembre tampoco habrá un Gobierno fuerte, lo que impedirá hacer reformas estructurales en la economía.

La agencia de calificación de deuda Standard & Poor’s (S&P) elevó ayer la solvencia de la deuda española. De esta forma subió su nota a A con perspectiva estable, desde una calificación anterior de A- con perspectiva positiva.

En el informe en el que revisó la nota al alza, S&P destaca el mayor crecimiento de la economía española frente a la zona del euro, con la posibilidad de que mantenga la diferencia en los próximos tres años. Hay que tener en cuenta que el Gobierno calcula que el Producto Interior Bruto (PIB) crecerá este año un 2,2%. La misma previsión que hace S&P.

Bien es verdad que la ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, advirtió esta semana de la posibilidad de que la actual desaceleración de la actividad sea más intensa en otoño, por la influencia de diversas circunstancias internacionales. Entre otras, la guerra comercial y tecnológica entre EEUU y China, y la posible salida abrupta del Reino Unido de la Unión Europea. El pasado jueves la OCDE recortó el crecimiento del PIB mundial hasta el 2,9%, el nivel más bajo de los últimos diez años.

Claro que el Ministerio de Economía destacó anoche que S&P valora que España “se encuentra mejor posicionada para afrontar los retos externos como el Brexit o la desaceleración económica”.

No obstante, la agencia estadounidense también advierte riesgos para España en un futuro inmediato. En primer lugar, porque vaticina que tras las elecciones del 10 de noviembre podría repetirse la acusada división parlamentaria que salió de los comicios del pasado 28 de abril.

En opinión de S&P el próximo Gobierno también “podría carecer de una mayoría parlamentaria”. Este hecho, “haría más difícil” para el Ejecutivo “la introducción de más medidas estructuales en el presupuesto para fortalecer la resiliencia de las finanzas públicas contra potenciales choques económicos”. Incluso, “para implementar reformas adicionales en el mercado de trabajo, para ayudar a reducir el desempleo a niveles próximos al promedio de la OCDE”.

La tasa de paro en España es del 14% de la población activa, mientras que la media del club de los países más desarrollados del mundo está en el 5,2%. S&P destaca que la tasa de paro de España es la segunda más alta de la zona del euro tras la de Grecia. En este sentido, S&P advierte al Gobierno español de que “la reciente y substancial subida del Salario Mínimo Interprofesional, en un 22,3%, hasta los 900 euros mensuales podría reducir la senda de la contratación”.

Es más, S&P refleja que “sin más reformas” que beneficien al mundo de la empresa, el desempleo “podría mantenerse en niveles relativamente altos comparados con otros países”. Por lo tanto, “un cambio hacia empleos más estables, en lugar del alto nivel de temporalidad, podría beneficiar al consumo, la productividad y el fortalecimiento de la competitividad exterior de la economía”.

La agencia anticipa que la tensión política en Cataluña persistirá” en el próximo año, por el desafío de los independentistas. Hay que recordar que el Tribunal Supremo emitirá en las próximas semanas su sentencia sobre los acusados por la fracasada declaración de independencia de octubre de 2017.

Con todo, el Ministerio de Economía y Empresa recalcó el análisis de S&P respecto “al avance de la consolidación fiscal, lo que permitirá que el déficit público se sitúe en 2019 en el entorno del 2% del PIB. Es decir, la cifra más baja desde 2007”.

DBRS mejora la perspectiva

Otra agencia de calificación, la canadiense DBRS, ha confirmado la nota de España en ‘A’, pero ha mejorado la perspectiva de estable a positiva por “la fortaleza y diversificación de la economía española, que cuenta con un sector exterior competitivo y una mejora sostenida de las finanzas públicas”.

Esta firma considera que la ratio deuda/PIB seguirá reduciéndose en los próximos años gracias a los superávits primarios, los bajos tipos de interés y el crecimiento económico. Por otra parte, ha destacado el fortalecimiento del sector financiero, en términos de reducción de activos problemáticos, mayor capitalización de las entidades y mantenimiento de la rentabilidad.

https://www.expansion.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like