Salarios más altos para poder garantizar las pensiones

Total
0
Shares

Granado defiende que los inmigrantes también apuntalarán las cuentas de la Seguridad Social

El máximo responsable de la Seguridad Social, Octavio Granado, desplegó ayer en Santander las recetas básicas para que la Seguridad Social sea capaz de abandonar los números rojos y seguir haciendo frente al pago de más de 9,7 millones de pensiones contributivas. Aunque la afiliación acaba de marcar un nuevo récord con más de 19,5 millones de cotizantes, los ingresos son manifiestamente insuficientes para cubrir unos gastos en prestaciones que están creciendo a una tasa interanual superior al 5%.

El secretario de Estado de la Seguridad Social llamó la atención sobre la necesidad de que los salarios suban con fuerza, al tiempo que apostó por compensar el progresivo envejecimiento poblacional conpolíticas de Estado reales de apoyo a la natalidad y una llegada “razonable” de inmigrantes.

Economía digital

Trabajo se abre a fórmulas de cotización “flexible” para aumentar los ingresos

“Los salarios son todavía insuficientes, por los últimos coletazos de la reforma laboral”, remató, minutos antes de inaugurar el curso La Seguridad Social ante la digitalización y la jubilación del ‘baby boom’: claves para su sostenibilidad financiera y social. El secretario de Estado aseguró que se está haciendo un gran “esfuerzo” para aumentar el volumen de las cotizaciones, pero avisa de que habrá que mantenerlo en los próximo años para pagar “mejores pensiones”.

Granado ha apoyado con insistencia que la remuneración de los trabajadores “aún no ha salido de la crisis”, de la misma forma que la ocupación –al menos por lo que respecta a cotizantes medios de la Seguridad Social– sí que se ha recuperado. Según datos recientes del INE, en el 2017 el precio de la mano de obra está aún por debajo del registrado en el 2008, justo antes del estallido de la Gran Recesión.

De momento, mientras se crea empleo a un ritmo del 2,6%, el incremento de las cuota en los seis primeros meses del año es del 8% –impulsado por el SMI de 900 euros, el alza de las base máximas, más puestos de trabajo y la mejora de los salarios –. Sin embargo, este empuje en las cotizaciones apenas puede mitigar un déficit que en el 2018 continuaba cercano a los 19.000 millones de euros, porque el gasto sigue aumentando, gracias a las prestaciones más elevadas de los nuevos jubilados y a la decisión de volver a actualizar las pensiones con la inflación. Los ingresos han de aumentar, insisten desde la Seguridad Social.

En Santander, Granado se inclinó por implantar “fórmulas flexibles” de cotización que respondan a nuevas situaciones en el mercado de trabajo como la irrupción de la economía de plataformas y la posibilidad de compatibilizar actividad profesional con jubilación.

Engaño

“No se puede defender a los pensionistas y oponerse a una inmigración razonable”, lanza Granado

Además del mensaje a los empresarios para que suban los salarios, Granado apuntó a la inmigración como garante de la estabilidad financiera de la Seguridad Social, en un país con una pirámide poblacional “descompensada”. Y aprovechó para cargar contra los discursos que buscan cerrar las fronteras: “Seguimos necesitando tener inmigración y los que quieren defender a los pensionistas y a la vez quieren oponerse a que tengamos una política razonable de inmigración están engañando a la ciudadanía”.

El secretario de Estado también recordó que el fomento de la natalidad se logra combatiendo la precariedad laboral e implantando políticas públicas de apoyo a la familia. En la actualidad, la Seguridad Social cuenta con 2,15 millones de afiliados extranjeros, un colectivo que aumenta a un ritmo del 7,5% interanual y ya supera niveles precrisis.

Junto a estos cambios, la reforma del sistema de pensiones depende del nuevo mapa político. Una vez superado el enrevesado paso de la conformación del Gobierno, los partidos con representación parlamentaria deberán afrontar, entre otras cuestiones pendientes, la búsqueda del entendimiento en el pacto de Toledo. Parte de los problemas financieros del sistema público de protección social, defendió el número dos de Magdalena Valerio, tiene que ver con un debate ya planteado en la anterior legislatura en la comisión parlamentaria del pacto de Toledo: qué gastos ahora asumidos por la Seguridad Social han de pasar a correr a cargo de los presupuestos generales del Estado. Granado señaló en concreto las prestaciones familiares y la de viudedad.

Respecto al uso de préstamos para hacer frente al abono de las pagas extra, el secretario de Estado destacó que el primer semestre “había sido mejor de lo que habíamos previsto”. Para la extraordinaria de verano, Trabajo usó 7.500 millones de euros, la mitad del crédito del Tesoro Público concedido para el año y evitó mermar todavía más la depauperada hucha de las pensiones. “El devenir del año no se nos antoja excesivamente problemático”, opinó Granado.

Sin cambios normativos ni consensos políticos, las cuentas de la Seguridad Social, de momento, seguirán en rojo.

Fuente: www.lavanguardia.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like