Integración entre Summa y Gar, firmas asesoras de patrimonios

Total
1
Shares

Las dos Eafis crean Norz Patrimonia y alcanzarán una cartera de 500 millones

Summa Patrimonia y Gar, dos firmas catalanas de asesoramiento financiero, han anunciado su integración. La operación, cerrada recientemente, ha implicado la liquidación de Summa y la compra de su unidad productiva por parte de Gar, que asume toda actividad de Summa. A nivel comercial, las dos marcas han desaparecido para dar paso a Norz Patrimonia. A partir de ahora, la empresa estará controlada al 50% por los antiguos socios de Summa –Marcelo David Shlafrok, Joan Marinel·lo i Jaume Santaeulària– y al 50% restante por los antiguos socios de Gar, Rafa Rabat, Laureà Gris i Ramon Alfonso.

“Decidimos unir fuerzas para aumentar la productividad, mejorar servicios y acelerar el crecimiento. La integración ha sido prácticamente entre iguales. Summa tiene más foco en el cliente final y Gar, en el análisis de mercado, aunque al fin y al cabo ambas son Eafis. Cada una asesora a un centenar de clientes con carteras de entre 2 y 10 millones. En total, la cartera de toda la clientela alcanza los 500 millones”, comentan Alfonso y Santaeulària.

La nueva empresa suma una facturación de 2,5 millones y quiere convertirse en agencia o gestora de valores

Además, la facturación de cada firma es similar, ronda el millón de euros –2,5 millones en conjunto– al igual que la plantilla, que ahora asciende a los 26 profesionales. La gran mayoría trabaja en Barcelona –los empleados de Gar se han trasladado a las oficinas de Summa– y dos profesionales están en la gestora de fondos que Gar tiene en Luxemburgo. Precisamente ahora, los socios quieren impulsar la actividad en el extranjero, especialmente a través de la filial en Luxemburgo. Por otro lado, Norz quiere activar los trámites para convertirse en agencia de valores o gestora de fondos. También está abierta a la compra de empresas competidoras. El objetivo este año es llegar a asesorar una cartera de 600 millones y facturar 3 millones.

Fuente: La Vanguardia

 

You May Also Like