El mercado y la regulación golpean: las EAFs cierran 2018 con menos patrimonio y entidades, pero más clientes profesionales

Total
0
Shares

Menor número de entidades

En un contexto de parón en el negocio y nuevas exigencias legales ante MiFID II, las empresas están replantando sus negocios, algunas con reconversiones en otras figuras -sobre todo gestoras o agencias de valores- y otras integrándose en estructuras más grandes. Eso ha llevado a que el año pasado desaparecieran 13 entidades,pasando de 171 de finales de 2017 a las 158 de cierre de 2018, es decir, un 7,6% menos. Y los expertos creen que esta tendencia continuará.

“Más de la mitad de las bajas son transformaciones en agencias de valores y sociedades gestoras de IICs, por lo que son las de mayor tamaño tanto en patrimonio como en número de clientes. Mi conclusión es que el sector EAF se consolida y hay más movimiento hacia arriba, es decir, hacia entidades de mayor abanico de servicios, que bajas por falta de viabilidad. También ha habido movimientos de concentración, aunque no son muchos”, destaca Gassó.

“Nuestro sector se halla ante un momento muy importante: hay que tomar decisiones, ya que los costes regulatorios van a ser muy elevados. Es por esto que hay que ir pensando en crear empresas grandes que puedan generar economías de escala. Por esto las fusiones de EAFs ya son una necesidad”, añade Ricart.

Más clientes profesionales

El patrimonio asesorado para clientes minoristas aumentó un 4,5% -hasta superar los 9.500 millones- y para profesionales un 3% en el último año –acercándose a los 6.700 millones-, si bien se redujo en cerca de un 6% para otro tipo de clientes –hasta poco más de 14.300 millones-.

De hecho, los clientes profesionales aumentaron en número el año pasado, en un 20%, hasta 431, y los minoristas se redujeron un 5%, hasta situarse solo ligeramente por encima de los 6.000, lo que da una idea de hacia dónde se dirige el sector.

La pregunta ahora es si, tras las últimas medidas legales que permiten tener agentes, el sector podrá seguir captando clientes. En este punto reina el escepticismo: si bien la ley permite ahora tener agentes, éstos no podrán realizar asesoramiento y solo podrán ser prescriptores del negocio, limitando el crecimiento del sector. De ahí que el reto para la supervivencia y mantenimiento de las EAFs, en un entorno de mayores exigencias y un negocio más competitivo, siga sobre la mesa.

 

Fuente: www.fundssociety.com

You May Also Like